8 pasos para planificar tu próximo viaje

Era la primera vez que Diego y yo armábamos las mochilas para recorrer 5 países en dos meses. Era el viaje más largo que habíamos hecho juntos, y aunque no parece mucho al lado de grandes viajeros que lo dejan todo para recorrer el mundo sin fecha de regreso, descubrimos un nuevo estilo de vida en cuanto tomamos el primer bus.

La pregunta más importante antes del viaje

Antes que nada, le tomo la palabra a una de mis viajeras favoritas, y es que antes de definir lugares, itinerarios, presupuesto y demás, te preguntes ¿Por qué quieres viajar? A esa pregunta yo le agregaría la siguiente: ¿Qué quieres conseguir de tu viaje? Un viaje como yo lo veo debe cambiarte, o debe darte algo que antes no tenías. Tu respuesta te dará el norte para determinar los lugares que quieres visitar, las cosas que quieres hacer, el presupuesto que debes tener, y todo lo demás.

Te cuento que en nuestro caso, decidimos viajar para conocer esos lugares que sólo habíamos visto en fotos, para probar nuevos y diferentes sabores, para conocer la aventura y apreciar la incertidumbre, para salir de la rutina, para contar algo diferente, y yo particularmente, para cumplir un sueño que había aparecido en mi cabeza justo antes de terminar mi colegio. Viajamos como mochileros, cruzando las rutas de Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Chile. Y aunque viajamos con mochila al hombro, no vendimos artesanías -si bien conocimos muchos viajeros que si-, ni pedimos aventón al lado de la carretera -aunque sí quisimos hacerlo muchas veces-.


Te puede interesar: Las motivaciones de nuestro viaje por Los Andes.


Con este estilo de viaje escribí esta guía para que muchos viajeros, como nosotros, se animen a dar el primer paso y a explorar cientos de nuevas historias en cualquier lugar del mundo. Encontrarás 8 consejos para planear por completo tu viaje, sólo no olvides dejarle una puerta abierta a lo inesperado ¡Buena lectura!

  1. ¿Cuánto va a durar tu viaje?
  2. ¿A dónde irás?
  3. ¿Qué llevar en la mochila?
  4. ¿Cuánto dinero necesito llevar y cómo llevarlo?
  5. ¿Cuáles documentos necesito?
  6. ¿Cómo transportarse?
  7. ¿Dónde dormir?
  8. Mis consejos de seguridad

Decide la duración de tu viaje

La duración del viaje delimitará desde la cantidad de lugares que puedas visitar hasta la profundidad con la que los conocerás. Esto es muy relativo, si tan sólo dispones de 15 días de vacaciones, o te vas de viaje por un año sabático, o quizá, en el mejor de los casos no tienes fecha de regreso, el tiempo que tienes disponible te permitirá saber mejor que tipo de viaje puedes hacer y cuánto dinero necesitas para recorrer los lugares que quieres.

observatorio-sanpedrodeatacama-relatosdelmovimiento
En dos meses recorrimos 5 países: Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Chile.

Nosotros supimos que eran dos meses casi de inmediato. Viajaríamos justo después de que Diego renunciara a su trabajo y regresaríamos justo antes de mi graduación de la universidad: del 14 de agosto al 14 de octubre.

Define tus fechas según tus propias condiciones. Mi consejo: intenta no fijarte mucho en el presupuesto, fija la duración del viaje teniendo en cuenta su propósito y la razón por la cual lo harás. No olvides escribirla en tu calendario para tener bien clara la fecha de partida y preparar todo para tu viaje.

Elige tu destino: ¿A dónde irás?

Ahora que sabes cuánto tiempo estarás en movimiento, debes decidir en qué lugares lo harás. Si nunca antes has viajado no te debes preocupar; elige un destino relativamente cercano a lo que ya conoces, sea en términos geográficos o culturales.

En nuestro caso, como era la primera vez que íbamos a viajar juntos como mochileros, además de estar enormemente atraídos por la belleza natural y riqueza cultural de Latinoamérica, decidimos que sería más fácil iniciar por nuestros países vecinos; Ecuador, Perú, Bolivia y Chile.

desierto-florido-chile-relatos-del-movimiento
Compartiendo unas churrascas en medio del Desierto Florido, Chile

Además de compartir el idioma -lo cual se convierte en una enorme ventaja para negociar precios, conocer personas o pedir indicaciones-, compartimos también una afinidad cultural -por ejemplo, las costumbres diarias como el horario de comidas o el funcionamiento del transporte público-, por lo que el choque no sería nada drástico. Nuestra cultura tiende mucho a ayudar a quien lo necesite, especialmente si es de otro país diferente al nuestro. A nosotros nos pasó muchas veces; cuando las personas se daban cuenta que éramos extranjeros, se volvían más amables y más receptivas a ayudarnos.

Pero si lo que quieres es viajar a un destino lo más alejado y diferente posible ¡está perfecto! Países en Asia pueden ser quizá lo más diferente a nuestra cultura, además encontrarás mucha diversidad cultural. Sólo alístate para los cambios, abre tu mente para conocer modos de vida diferentes, prepárate para no juzgar y no des nada por sentado.


Te puede interesar


¿Qué debes tener en cuenta?

Sea el destino que elijas, te recomiendo tener en cuenta su nivel de infraestructura para el turismo, los costos de vida y la apertura a los extranjeros y viajeros; estos tres puntos tendrían que ser fundamentales en tu decisión, y determinarán el tipo de viaje que tendrás.

Mi consejo: No intentes abarcar todos los lugares posibles en un solo viaje, pues al final no conocerás mucho y te la pasarás corriendo de un lado al otro sin disfrutar realmente de la experiencia de estar allí. Intenta priorizar ciudades y países que te encanten o que tengas muchas ganas de conocer teniendo en cuenta la duración del viaje y cuan profundo quieras conocer el lugar.

laguna-chinancocha-huaraz-peru-relatosdelmovimiento
Huaraz no estaba en nuestro plan inicial, pero al estar en Perú, decidimos quedarnos unos días más. En la foto el día que nos encontramos una llama en el Parque Llanganuco.

¿Qué llevar en la mochila?

La respuesta es -adivina- «depende del tipo de viaje que vayas a hacer» -¿adivinaste?-. Por ejemplo, nosotros sabíamos que íbamos a estar en 4 países con todos los pisos térmicos… Que íbamos a pasar de las playas de Montañita en Ecuador al frío de las Lagunas Altiplánicas en Uyuni, Bolivia.

Así que preparamos nuestras mochilas con un par de shorts, unos jeans, una sudadera, un par de camisetas, un abrigo, un buzo, un gorrito, un par de guantes, una bufanda y una primera capa para el frío. Empacamos además unas botas outdoor, un par de tenis y unas sandalias -Ah, y yo lleve una almohada de cuello para esos largos caminos en bus y las noches de acampada-. Nuestra ropa siempre la llevamos en el compartimiento más grande de la mochila. La doblamos en rollitos para que nos quedara más cómodo sacarla y organizarla, además que nos ahorraba un espacio para el resto del equipaje.

Foto casera de de las mochilas antes de partir. La azul es la mía, la verde es la de Diego.

Además, dado que queríamos acampar, principalmente para ahorrar costos de alojamiento, pero también para tener un contacto más directo con las comunidades y la naturaleza, Diego llevaba la carpa, una bomba y una cobija térmica -con el peso bien distribuido para no lastimar su espalda-, en cuanto yo llevaba el colchón inflable -tampoco íbamos a dormir incómodos ¿no?-.

Finalmente, los artículos de aseo básicos -shampoo, jabón, cepillo y crema de dientes, desodorante, crema y una cajita de tampones-, algunos medicamentos y artículos de salud – como mi ranitidina para la gastritis, bloqueador solar y pastas para la migraña-, una bolsita con ropa interior, una navaja suiza, un candado y una linterna completaron nuestro equipaje. Recuerda siempre llevar bolsitas extra, seguro te sacarán de más de un apuro.

hidroelectrica-machu-picchu-relatos-del-movimiento
Una mochila con sólo lo necesario te servirá mucho más que una mochila grande. En la foto, nuestro camino de Hidroeléctrica a Aguas Calientes.

Mi recomendación para armar tu mochila es que decidas qué artículos son imprescindibles para tu comodidad, los coloques todos sobre tu cama, bien esparcidos para que revises si todo lo que tienes ahí es estrictamente necesario. Por ejemplo, si llevas tres pares de zapatos, asegúrate que cumplan una función diferente -para caminar por la ciudad, para caminar por la playa, para correr, para hacer trekking-; si llevas decenas de camisas, analiza si las usarás todas; la idea es que lleves lo necesario para estar cómodo, protegerte del clima, cubrirte en tus necesidades -por ejemplo, lleva un plato, una taza y una estufa a gas si es que quieres cocinar toda tu comida durante el viaje- e intenta que la mochila no te quede excesivamente pesada.

Además de la mochila principal, la que va en tu espalda, te aconsejo guardar tus objetos de valor -documentos, carteras, celulares, cámaras, libretas- en una mochila más pequeña que te puedes colgar en la parte delantera del cuerpo, siempre al alcance de tu vista y que puedes llevar contigo a donde sea.

¡Listo! Ya tienes tu mochila equipada para la aventura.

¿Cuánto dinero necesito y cómo llevarlo?

Bueno, esta pregunta tiene tantas respuestas como tipos de viajes. Si te vas de vacaciones, es probable que ya tengas todo pago por anticipado y por tanto no tendrías que llevar mucho dinero para gastar. Si te vas con disposición de hacer dedo -autostop-, de trabajar en hostales o vendiendo artesanías, y de reducir tus gastos al mínimo, es probable que tampoco necesites llevar mucho dinero, pues este lo irás consiguiendo en el viaje, que se irá autofinanciando. Y si quieres viajar como nosotros, que no pretendíamos trabajar durante el viaje, pero si pagar entradas para conocer algunos de los lugares turísticos, aquí va mi consejo.

salar-uyuni-relatos-del-movimiento
Por ejemplo, decidimos contratar un tour para ir al Salar de Uyuni. ¡Ten en cuenta estos costos!

Armando tu presupuesto

Primero, busca costos aproximados de alojamiento en los lugares en que estarás. Luego, revisa cuánto dinero gastarías en transporte. Agrega a esos valores el costo de las tres comidas principales -créeme, no querrás saltarte ninguna pues después tu cuerpo no rendirá al 100% y no podrás disfrutar tu viaje como quieres-. Finalmente, no olvides sumar el costo de las entradas a los sitios turísticos o para las compras que quieras hacer -como souvenirs o regalos para tu familia-. Suma todo, y agrégale un poco más al presupuesto final -por si las moscas-. Ese será tu presupuesto total estimado.

Otro consejo que te doy es que hagas un promedio de gasto diario según tu presupuesto estimado, y si es posible, intentes reducir tus gastos durante el viaje con base en ese promedio.

¿Cómo llevar el dinero?

Ahora bien, la manera que encuentro más práctica para llevar tu dinero son las tarjetas débito; tienes todo tu dinero en una cuenta de ahorros en tu banco, llamas a activar la tarjeta para viajes internacionales -usualmente ellos te preguntarán las fechas del viaje y los países que visitarás para habilitar la tarjeta en el extranjero- y retiras en un cajero que no te cobre comisión.

¿Cómo encontrar esos cajeros? Nosotros aplicamos la del ensayo y error; intentábamos retirar en distintos cajeros, con nuestras distintas tarjetas, hasta encontrar alguno que no nos cobrara comisión. También sirve la de preguntarle a Google cuáles cajeros no cobran comisión; igualmente debes verificar por ti mismo. La gran ventaja de las tarjetas débito, además de la practicidad, es la seguridad; lo mejor es que tendrás todo tu dinero entregado en la moneda local.

En el paso fronterizo entre Perú y Ecuador cambiamos nuestros dólares a soles.

¿Y sobre llevar dinero en efectivo? Lo recomiendo sólo para llevar pequeñas cantidades, o si sabes que vas a lugares donde no hay cajeros electrónicos. Al comienzo del viaje cambiamos nuestros pesos colombianos por dólares; por la debilidad de nuestra moneda siempre vamos a perder en el cambio. Luego, cuando pasamos de Ecuador a Perú cambiamos los dólares que nos sobraron por soles con los trabajadores de la oficina de Migración. Gran pero necesario error, pues no teníamos dinero con qué pagar el hostal esa noche. Antes de cruzar la frontera de Perú con Bolivia, se subió al bus un empleado de una casa de cambio que insistía que en la frontera no había manera de cambiar el dinero… Menos mal no hicimos caso, pues en el puesto migratorio si habían casas de cambio con excelentes tasas.

Cuando cambies dinero en efectivo en casas de cambio, revisa la TRM del día para tener una idea de cuánto te deben pagar por cada centavo que les vendas. Recuerda, siempre compara entre las distintas casas de cambio para ver cuál te ofrece una mejor tasa.

Si tienes efectivo, llévalo en una de esas cangureras -riñoneras, portavalores, etc.- que van pegadas al cuerpo; o si prefieres, guárdalo en un sobre en el bolsillo más profundo de tu mochila pequeña -la que va delante, con la que siempre tienes contacto visual.-.

En conclusión y para no confundirte, mi recomendación siempre será que lleves tu dinero en tarjetas débito -si puedes, ahorra en una cuenta en dólares- y dado que tu banco local puede cobrarte comisión, además de la tasa de cambio, intenta retirar una suma de dinero suficiente para tus gastos de 15 días en cajeros que no te cobren comisión.

¿Qué documentos necesito? Sigue este checklist

Bien, tienes tus destinos definidos. Ahora debes saber que documentos necesitas presentar ante las autoridades migratorias para que no te devuelvan sin haber pisado su país. Lo que te recomiendo tener siempre listo es:

  1. Pasaporte en orden: Mínimo con un año de vigencia
  2. Visa: Revisa si aplica, depende del país donde naciste y su relación con el país a dónde vas
  3. Carné de vacunación -si aplica-
  4. Recetas médicas
  5. Seguro médico

Puede que en algunos países te pidan la dirección del lugar a donde vas a llegar. Basta con presentar la reserva en algún hostal u hotel.

Es recomendable que tengas una copia de estos documentos en tu celular, por si se llegan a perder en algún momento del viaje. Como te dije anteriormente, guarda todos tus documentos de valor en la mochila pequeña.

¿Cómo transportarse?

Esta pregunta también dependerá del tipo de viaje que quieras, además de tu presupuesto.

Autostop

  • Están los viajeros que hacen autostop no necesariamente porque no tengan dinero, sino para conocer una cultura desde adentro y vivir una experiencia de viaje más cercana con el país que visitan -mira por ejemplo los casos de Juan Villarino, Laura Lazzarino, o Ixpanea
  • También existen los viajeros que si hacen autostop para ahorrarse unos costos -por ejemplo, Isabel Montaño de Guía Para Mochileros-.

Lo importante a tener en cuenta si decides hacer tu viaje pidiendo aventón es que debes armarte de mucha paciencia y una enorme sonrisa al lado de la ruta. Sin lugar a dudas, siempre habrá un buen samaritano que se anime a llevar a un valiente viajero. Y si no quieres esperar mucho tiempo en la ruta, pero quieres viajar en autostop, te recomiendo Blablacar.com, una aplicación donde puedes encontrar personas que hagan la misma ruta que tú, compartir un viaje en carro y dividir los gastos.

Viajar en bus

Esta fue la opción que nosotros elegimos. Principalmente porque no teníamos tiempo para hacer autostop, y también porque resulta una opción más económica en comparación con otros medios de transporte. Sabíamos que queríamos recorrer los 5 países por tierra, para no perdernos ni un detalle de los paisajes, y en los caminos largos, aprovechar para pasar la noche.

frontera-peru-bolivia-relatos-del-movimiento
El bus que nos llevó de Puno, Perú a Copacabana, Bolivia.

Además, cuando tomas buses de compañías pequeñas -no los turísticos-, también puedes compartir la ruta con los locales y ahorrar costos. Recuerda que en muchos países, especialmente los de Latinoamérica, los precios de los tiquetes de bus son negociables cuando vas directamente a la Terminal de Transporte.

Viajar en carro (o en moto)

Es una opción que ya he experimentado en muchos de mis viajes por Colombia. La principal ventaja es la independencia que tienes sobre los caminos que quieres recorrer. Sin embargo, también debes tener en cuenta los costos de la gasolina -que por ejemplo, en Brasil o en Colombia son bastante elevados- y los pagos en los peajes. Viajar en carro te permite llevar todo el equipaje que desees, y hace que sea más fácil y cómodo llegar a lugares distantes.

Avión

La mejor alternativa cuando no tienes tiempo, o los trayectos son demasiado largos y no quieres demorarte mucho tiempo sentado. Además de disfrutar de una vista privilegiada, puedes encontrar excelentes precios si compras con suficiente antelación. Te recomiendo que revises los precios y las ofertas en buscadores como Skyscanner.com o Kayak.com.

¿Dónde dormir? Tips de alojamiento

En nuestro viaje combinamos noches de hostales, noches en bus, algún par de noches en las Terminales de Transporte y muchas noches de camping. A continuación te explico cada una de estas opciones.

Hostales

Los hostales son una opción que está volviéndose muy popular entre todo tipo de viajeros, creo yo, por dos razones: su precio económico y la oportunidad de conocer personas de todo el mundo. Existen hostales para todos los gustos; habitaciones compartidas o habitaciones privadas; ambiente tranquilo o un ambiente fiestero; con desayuno y hasta cena incluida. Nosotros siempre usamos Hostelworld.com y Booking.com para encontrar nuestros hostales.

Antes de llegar al destino, ya teníamos una idea de cuánto nos costaría una noche de hostal en ese lugar, muchas veces reservábamos directamente en la aplicación, y otras veces llegábamos a la ciudad y caminábamos por distintos alojamientos hasta encontrar uno que nos gustara.

Camping

camping-laguna-quilotoa-relatos-del-movimiento
La Laguna Quilotoa, en Ecuador, fue uno de nuestros lugares favoritos para acampar.

Otra de nuestras opciones favoritas de alojamiento es el camping. Puedes armarlo donde sea y resulta ser una opción bastante práctica, cómoda y económica; además que te da la oportunidad de tener contacto con la naturaleza y dormir en lugares que nunca imaginarías. Mi consejo es que siempre preguntes a las autoridades o dueños de negocios donde puedes acampar, pide indicaciones de camping públicos, incluso algunos hostales tienen áreas de camping. Y si eres más animado, puedes negociar con locales para acampar en sus casas.

Couchsurfing y Airbnb

Couchsurfing es una excelente opción para vivir un intercambio cultural en primera persona. Dado que los anfitriones no te cobran el hospedaje, debes adaptarte a sus reglas, por eso es tan importante que leas bien el perfil de los anfitriones antes de pedir alojamiento, para ver si coincide con tus expectativas de viaje. Escríbele a varios miembros, pues muchos no contestan, y define bien los detalles de tu llegada y la duración de tu estadía.

Y respecto a Airbnb, es una opción segura y cómoda, pues tienes un alojamiento para ti sólo con todas las comodidades. Puedes encontrar opciones de lujo, así como las básicas. Es sólo cuestión de buscar mucho -y con anticipación si viajarás en temporada alta- para encontrar las opciones más completas y económicas.

Mis consejos de seguridad

parque-condor-ecuador-relatos-del-movimiento
Disfruta de tu viaje. No te pierdas ni un sólo momento. En la foto disfrutando la brisa cerca a la Cascada de Peguche en Ecuador.

Aunque viajar es tan seguro como quedarse viviendo en el mismo lugar toda la vida, quiero terminar el post con unas recomendaciones de seguridad que nunca están de más.

  • Lleva tu mochila con candado y siempre a la vista. Lleva tu mochila pequeña siempre contigo y guarda en ella todos tus objetos de valor.
  • Siempre habrá unos sectores, barrios o localidades que son más peligrosos que otros. Cuando llegues a una nueva ciudad o pueblo, verifica con las autoridades qué zonas no deberías visitar para evitar peligros innecesarios.
  • Avísale a tus familiares o personas cercanas dónde vas a estar; especialmente si vas a estar en lugares donde no hay señal de celular por varios días.
  • Ten cuidado con lo que comes y tomas, en lo posible mira cómo lo preparan, no sólo por seguridad sino para cuidar tu estómago.
  • Lleva los medicamentos que necesites tomar, y un kit pequeño de primeros auxilios (curitas, gasas y alcohol por ejemplo).
  • No actúes asustado o perdido -aunque lo estés-. Cuando estés en un lugar nuevo, mira a tu alrededor pero camina como si lo conocieras de toda la vida.
  • Tienes que estar pendiente de la triada de oro -como la llamo yo-: Pasaporte, cartera y celular.
  • Ten cuidado cuando salgas de fiesta. Cuida la cantidad de bebida que tomas. Aprende también a decir «no, gracias».

Lo más importante, ¡no tengas miedo! El mundo no es tan malo como lo pintan, y en el camino encontrarás muchas personas en tu misma situación, personas que también buscan a alguien en quien confiar y muchos locales dispuestos a ayudar. Con el tiempo aprenderás a confiar.


Te puede interesar: #relatoviajero El día 1 de nuestro viaje


Si te gustó este post amaría que me escribieras en los comentarios. No te olvides de compartirlo con tus amigos viajeros o con alguien que esté planeando su próximo viaje. Si tienes alguna duda puedes escribirme y yo te responderé con gusto ¡Suerte en tus viajes!

Autora del blog de viajes Relatos del Movimiento. Apasionada por las batucadas, la comida y las buenas historias. Sígueme en mi instagram @tatiana.foru

2 commentarios

  1. Ana María
    febrero 15, 2019

    Excelente blog mi Tata. Felicidades! Espero contribuir con anécdotas e historias en movimiento.
    ¡Que proyecto!, lo disfruté de principio a fin.
    PD, paseos en bicicleta!!!

    Responder
    1. Tatiana Forero
      febrero 15, 2019

      ¡Anita, qué placer encontrarte por aquí! Por supuesto que tus anécdotas son más que bienvenidas, de hecho, ya las quiero leer. Me vendría bien una mano con el asunto de los paseos en bicicleta jeje, tú eres la experta. ¡Abrazo grande!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *